111 años de Filarmónica

La “Edad de Oro”

Fundada el 2 de abril de 1908, bajo la presidencia del Ingeniero de Minas Domingo de Orueta y Duarte, la labor realizada por la Filarmónica ha sido de primer orden en cuanto a la difusión de la música en nuestra ciudad. A lo largo de su existencia, la Filarmónica de Gijón creó vínculos afectivos con varios intérpretes y compositores frecuentes en las temporadas filarmónicas. El compositor Joaquín Rodrigo, le dedicaba unas palabras en 1948:

“Las sociedades filarmónicas vinieron […] a cubrir una misión. Pero pocas han comprendido […] esta misión que no es otra que estimular y fomentar la música española, sus compositores y sus intérpretes. A una de estas raras y ejemplares filarmónicas pertenece la de Gijón”.

Por la Filarmónica de Gijón han pasado músicos excepcionales de nuestro siglo. Especialmente el periodo que va desde su fundación hasta 1936, se puede considerar la «Edad de Oro» de la Filarmónica, con actuaciones tan destacadas como las del Trío Cortot, Thibau y Casals, los pianistas Risler y Rubinstein, la clavecinista Wanda Landowska o los compositores Hindemith –violista del Cuarteto Rebner–, Granados, Falla y Turina.

Arthur Rubinstein tocó doce veces en la Filarmónica. A la izquierda, álbum de firmas en donde expresa la “gratitud y el afecto que siente por la noble Filarmónica de Gijón”.  A la derecha, programa de mano de su concierto en febrero de 1916.

La década de 1940

Tras la Guerra Civil, la Filarmónica comienza su reorganización con el apoyo del alcalde de Gijón, Paulino Vigón. Desde Nueva York, se enviaba un piano de conciertos Badwin. Con estas y otras ayudas, unidas a la capacidad de gestión de la Junta Directiva, la de Gijón es la primera de las sociedades filarmónicas de España que se reorganiza.

En el verano de 1942, Gijón cuenta con un nuevo teatro: el antiguo teatro Dindurra, reconstruido después de la guerra con el nombre de Teatro Jovellanos. El primer concierto de la Filarmónica en este coliseo se da por la Orquesta de Cámara de Berlín, dirigida por Benda. Esa temporada vuelve Gaspar Cassadó, desde entonces presente en todas las temporadas hasta los años sesenta.

Programa de mano del concierto de Gaspar Cassadó en abril de 1916.

La temporada del 43-44, traerá una novedad importante: la utilización del Teatro Maria Cristina como sede fija de los conciertos para piano de la Filarmónica. El pianista ruso Nikita Magaloff toca el primer concierto en el Teatro Maria Cristina, interpretando, entre otro repertorio, los Cuadros de una exposición, de Mussorgski. Una obra de título apropiado para el estreno, en ese mismo concierto, de un nuevo decorado de Nicanor Piñole. Arropado por este decorado de Piñole, el poeta Gerardo Diego dará una conferencia concierto con el título Retrato de mujeres.   

Imágenes de los bocetos conservados de la escenografía que Nicanor Piñole creó para la Filarmónica en 1933.

El 16 de mayo de 1944, las fuerzas angloamericanas ultimaban en el más riguroso de los secretos la operación Overlord, el desembarco en Normandía que provocó la ruptura del frente alemán. Mientras tanto, en Gijón, la Orquesta Filarmónica de Berlín, dirigida por Hans Knappertscusch, ofrecía lo que el programa al concierto 394 denominó «El acontecimiento artístico de mayor relevancia de los celebrados en Gijón».

La segunda mitad del siglo XX

Las líneas generales seguidas en cuanto a programación desde los años cincuenta a setenta, son claras: Abrir y cerrar cada temporada con una orquesta; contratar artistas españoles; presentar a músicos asturianos; preferencia, sobre todo en los años sesenta, por la música de cámara y traer cada temporada, a alguna de las figuras cumbres de la interpretación.

Respecto a los intérpretes extranjeros, destacan los conciertos de los pianistas Wilhelm Kempff, Alfred Brendel y Paul Badura-Skoda o las actuaciones del flautista Jean Pierre Rampal. Entre los músicos españoles, el guitarrista Andrés Segovia mostró su agradecimiento a la Sociedad con estas palabras: «Nunca podré olvidar que cuando las sociedades filarmónicas cerraban sus puertas a la guitarra por no estimarla digna de sus conciertos, fue la Filarmónica de Gijón una de las primeras en abrírmelas». El  arpista Nicanor Zabaleta, el violinista León Ara, el violonchelista Elías Arizcuren o los pianistas Joaquín Achúcarro y Alicia de Larrocha, son otros de los intérpretes españoles de estos años.  Dentro del apartado lírico destacan Pilar Lorengar, Teresa Berganza o Montserrat Caballé. Desde sus orígenes, la Filarmónica puso especial énfasis en la música de cámara (Cuarteto Vegh, Cuarteto Húngaro, la Orquesta de Cámara de Stuttgart o I Musici).

Intérpretes asturianos

La Filarmónica, como sociedad enraizada en Gijón, mantiene una firme voluntad de ofrecer conciertos a intérpretes asturianos, principalmente gijoneses. Entre los grupos asturianos podemos citar la Orquesta Provincial, la Coral Polifónica Gijonesa o el Cuarteto Astur.

Dentro de los intérpretes individuales, el pianista gijonés más relacionado con la Sociedad Filarmónica fue Jesús González Alonso. Desde 1966 hasta su muerte en 1988, todos los años ofreció al menos un concierto para la Filarmónica. El compositor y pianista gijonés Luis Vázquez del Fresno actuó en varias ocasiones, bien como pianista solo o formando dúo con el violinista Alfonso Ordieres. Otros pianistas asturianos en la Filarmónica fueron José Gómez, José Ramón Méndez Menéndez, Maria Teresa Pérez y Amador Fernández. Otro músico relacionado con Asturias es el violonchelista mexicano Carlos Prieto.   

El Cuarteto Brentano y el Trio Ludwig participaron en la Temporada 2017/2018.

La Filarmónica en la actualidad

Hoy la Filarmónica de Gijón continúa, bajo la presidencia de Ramón G. Avello, organizando conciertos que se celebran en el Teatro Jovellanos de Gijón. Con la colaboración de algunas entidades, la Filarmónica, pese a dificultades de presupuestos, sigue realizando una labor capital en la difusión de la música clásica.

Con la intención de adaptarse a los tiempos actuales, en los últimos años se han acometido varios proyectos encaminadas a aumentar la presencia de la Filarmónica en la vida cultural de la ciudad. Desde marzo 2017, por un acuerdo con el Teatro Jovellanos, sus conciertos son en abierto para todos los interesados, no únicamente para los socios. Por otro lado, durante la Temporada 2017/2018 en la que celebra su 110 aniversario, se llevó a cabo un proyecto de catalogación de su Archivo Histórico gracias a una subvención concedida por la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Gijón (pincha aquí para consultar una muestra del  catálogo).

Una ampliación de este texto se puede encontrar en GARCÍA-AVELLO, Ramón (1999), “De tu música” en De tu Historia. Gijón, 1937-1997. Gijón: Ayuntamiento de Gijón, pp. 251-265. Acceso al pdf.