Crítica del concierto de Ensemble Allettamento 

Teatro Jovellanos, 24 de enero de 2018

Por Ramón Avello

Mario Braña y Elsa Peire ofrecen una sugerente mirada hacia la Italia de los siglos XVII y XVIII para la Filarmónica de Gijón.
En Italiano, “allettamento” tiene entre otras acepciones, el significado de algo sugerente, atractivo. Ayer, el Ensemble Allettamento, formado por Mario Braña (violín barroco) y Elsa Peire (violonchelo barroco), invitados por la Sociedad Filarmónica de Gijón, ofreció en el Teatro Jovellanos una sugerente mirada a las composiciones italianas de los siglos XVII y XVIII escritas para violín y violonchelo. El Ensemble Allettamento obtuvo el pasado verano el Premio del Jurado en el VI Concurso Internacional de Música Antigua de Gijón.
El programa, muy bien elaborado por los intérpretes, mostró la evolución de las obras para violín y violonchelo, desde el protagonismo inicial del violín, relegando al violonchelo al papel acompañante y de bajo continuo en las composiciones de Bononcini, Corelli o Valentini, para llegar a una concepción dialogante y de igual a igual entre los dos instrumentos con Tessarini, Platti y G. Battista Cirri.
A excepción de Corelli, un autor transcendental en la creación de formas como la sonata y el concierto barroco, los autores son poco conocidos y, sin embargo, la solidez y belleza de las composiciones que presentó el Ensemble Allettamento, ha sido notable. Entre los autores fue un descubrimiento las obras de Platti y Cirri, por sus dúos en los que el juego de contrapunto y el sentido dialogante tienen un equilibrio ya preclásico.
Versiones correctas de un programa nada fácil. Hubo algún problema de afinación por parte del violinista, debido fundamentalmente al desajuste de las cuerdas de tripa, muy sensibles a la humedad. Es una suerte que un grupo que está empezando y que ha ganado un premio en Gijón vuelva a ser otra vez protagonista en el Jovellanos, con su sutileza y su atractivo sonoro. Un atractivo que ya llevan en el nombre. La gente aplaudió su actuación y ofrecieron como bis el “Ricercare” de Platti.