Crítica del concierto de Alejandro Gómez, ganador del XX concurso «Villa de Llanes 

Teatro Jovellanos, 10 de abril de 2019

Por Ramón Avello

Crónica del Concierto de la Filarmónica Gijonesa.

Alejandro Gómez y Rosalía Pareja ofrecen un aplaudido concierto en el Teatro Jovellanos de la mano de la Sociedad Filarmónica

La promoción y el apoyo de los jóvenes intérpretes constituye una de las misiones de la Sociedad Filarmónica de Gijón. Para ello, con el patrocinio de la Fundación Alvargonzález y la colaboración del Aula de Cultura de EL COMERCIO, organiza todos los años algunos conciertos protagonizados por estos músicos que están dando los primeros pasos de lo que promete ser una sólida carrera musical. Una de estas jóvenes promesas es el violonchelista Alejandro Gómez Pareja. Nacido en el 2002 en Madrid ha obtenido galardones como el Primer Premio ex aequo en el Mundi Talent Awards celebrado en Málaga (2018) y el Primer Premio en el XX Concurso Villa de Llanes del pasado año.

Ayer, acompañado por la pianista Rosalía Pareja Flores, Alejandro ofreció en el Teatro Jovellanos un programa exigente en el que se interpretó la ‘Sonata para violonchelo y piano op. 5 nº 2 en sol menor’, de Beethoven; ‘Introducción, tema y variaciones op.82’, de Schubert, composición original para piano a cuatro manos, transcrita para violonchelo y piano por Piatigorsky y, en la segunda parte, la ‘Sonata para violonchelo y piano op. 38, en mi menor’, de Brahms.

Alejandro Gómez Pareja transmite entusiasmo y pasión juvenil. Frasea con un ‘cantábile’, extenso, amplio y muy comunicativo. Su versión de Beethoven tuvo potencia, no exenta de cierto intimismo. Respecto a Schubert, lució, especialmente en las variaciones rápidas, un virtuosismo muy seguro. Finalmente, a Brahms lo interpretó con una gran solidez estructural, muy intenso y exquisitamente compenetrado. Tal vez la pianista, que es la madre del violonchelista, para no robar protagonismo a su hijo, estuvo siempre en unas intensidades medias cuando la obra exige a veces un poco más de potencia. Tras las aplausos, el dúo interpretó la ‘Danza de fuego’ del ‘Amor brujo’ de Falla, todo un canto al ritmo y a la pasión. Sin duda, Alejandro Gómez Pareja no es una promesa sino un violonchelista maduro y con un futuro prometedor.