Guitarrista del Sol Naciente

Recital de guitarra de Jusuk Lee
Teatro Jovellanos, 10 de Noviembre de 2010

Por Ramón Avello

Desde hace unos veinte años, los guitarristas que obtienen los primeros premios en los concursos de guitarra suelen tener los ojos rasgados, el pelo liso y la tez ligeramente amarilla. En Japón, en Corea, en China, la guitarra prendió con fuerza. Uno de estos jóvenes orientales es el coreano Jusuk Lee. Con apenas veintisiete años, Jusuk atesora primeros premios en certámenes internacionales. Entre ellos, el Premio a la interpretación de Música Española de la Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero.

Jusuk Lee posee una solvencia técnica del más alto nivel, por el que pasajes difícílísimos como las melodías en armónicos octavados, por ejemplo en la versión del Invierno Porteño”, escalas vertiginosas o las siempre compleja simultaneidad de melodías en la guitarra, son interpretados con limpieza y claridad. Pero al mismo tiempo, Lee transmite una musicalidad natural muy lírica y sugerente, mediante un exquisito juego de matices, de sonoridades y de fidelidad estilística. No es extraño ese premio a la interpretación de la música española e hispanoamericana en las manos de un guitarrista coreano.

Del programa interpretado para la Filarmónica de Gijón, destacamos la versión de la “Sonatina Meridional”, con algunos rasgos que recuerdan las grabaciones de Segovia; el intimismo con el que abordó la obra de Piazzola; la claridad y el virtuosismo en la obra de Giuliani la sensibilidad en las piezas de Tárrega, y muy especialmente, la interpretación de la suite “Koyunbaba”, de Carlo Domeniconi. Esta es una composición de un italiano que evoca claramente la música turca, universalizada por la guitarra española en las manos de un guitarrista coreano. Toda una metáfora de la universalidad.