logotipo
img/site/tab_conciertos.png
img/site/tab_socios.png
img/site/tab_lafilarmonica.png
img/site/tab_contacto.png
La Crítica
Por Ramón Avello
Chopin más allá de la técnica
Jianing Kong
Teatro Jovellanos, 9 de Noviembre de 2016
En todos los concursos internacionales de piano que se celebran en Europa, es sorprendente el número de pianistas orientales premiados. El prestigioso Concurso de Piano de Santander “Paloma O'Shea” no es una excepción. Por ejemplo, un apellido español, como Juan Pérez Floristán, primer premio en la edición del 2015, está rodeado de varios nombres japoneses, coreanos y especialmente, chinos. El extenso país de La Gran Muralla es una potencia mundial en el teclado. El pianista Jianing Kong es un ejemplo de ello. Nacido en China hace treinta años, educado en Inglaterra, galardonado con el tercer premio en el último “Paloma O’Shea”, el miércoles interpretó para la Sociedad Filarmónica de Gijón un recital complejo, formado por dos de las sonatas colosales de Beethoven y los “Doce Estudios, Op. 25”, de Chopin.

Jianing Kong posee una técnica depuradísima, especialmente en la agilidad, el color y el arte de frasear. La Sonata “Waldstein”, denominada “Aurora”, según Casella por la sonoridad repetida de los acordes iniciales, de los que surge como una luz lejana el motivo inicial, se considera como la obra que abre un nuevo camino estilístico en Beethoven. Kong nos ofreció una versión limpia, muy ágil, algo contenida en dinámicas. Más expresiva, tensa y rica de matices fue su versión de “La Appassionata”, fogosa en el Allegro, reconcentrada y misteriosa en el Andante, concebido como un pórtico al expresivo final.

Los “12 Estudios, Op.25” de Chopin tienen dos vertientes. La primera obedece a una finalidad técnica, que está al servicio de la segunda, que es la poesía y el lirismo. Al final no se trata de, por ejemplo, de resolver una superposición rítmica en el Estudio N.º 2, sino de producir una sugerencia sonora y despertar una emoción. Ese fue el criterio de Jianing Kong en su Chopin encantador. Por ejemplo, los arpegios ondulantes del “Estudio N.º 1” o los tresillos ligadísimos y al mismo tiempo vertiginosos del “Estudio n.º 6, en Sol sostenido menor” o el canto trágico del “Estudio Nº7” fraseado con el pulgar, transcienden en la versión interiorizada de Kong los aspectos formales, en aras de la expresión.

© 2010 Sociedad Filarmónica de Gijón. Tel. 985 35 28 42. info@filarmonicadegijon.com